Inicio Niños 3-5 Años Qué hacer cuando un niño es agresivo

Qué hacer cuando un niño es agresivo

La agresión es uno de los aspectos fundamentales de la vida psíquica de un niño. Te explicamos qué hacer y cuando acudir a un profesional.


Esa agresión ‘sana’ …

Especialmente entre los 3 y los 4 años de edad, los mordiscos, las patadas y los empujones se convierten en una parte integral del «vocabulario» diario del niño. De hecho, las encuestas realizadas en los jardines de infancia han encontrado que, en promedio, los más pequeños se apiñan cada cinco minutos. Y que son sobre todo los chicos los que levantan la mano, mientras que las chicas prefieren llorar. Una actitud que no debe preocuparnos: la agresión es uno de los aspectos fundamentales de la vida psíquica, porque nos permite enfrentarnos al mundo , tomar decisiones y ser creativos y activos.

¡Mejor agresivo que demasiado manso!

  • Hasta alrededor de los 5 años, es normal que un niño muestre comportamientos agresivos y de oposición . Si se rindiera sin participar en la batalla, no tendría un comportamiento normal. Así que espere verlo rebelarse antes de someterse, especialmente si sabe que lo que se le pide es importante.
  • Preséntale desafíos. No espere a que él siempre tome la iniciativa. En su lugar, estimúlelo a probar nuevas empresas: «¿Quieres que te enseñe a usar la computadora?», «¿Intentemos aprender a encender el lavavajillas?».
  • ¡Preocúpate si es demasiado bueno! Un niño de 3 años demasiado obediente tiene que molestar a más de uno que se rebela. Aquellos que nunca sienten la necesidad de poner a prueba sus límites y siempre se esfuerzan por complacer a todos, sacrifican su desarrollo. Su esfuerzo a menudo se manifiesta en tics, comportamientos obsesivos y pesadillas; en este caso debemos correr a refugiarnos: son señales de que está sometido a una presión demasiado fuerte.

Los cuatro ‘motores’ de la agresión en un niño

En el niño, la agresión se da principalmente por cuatro motivos , no siempre reconocibles, porque se mezclan entre sí.

  1. Por posesión: el niño tiene un deseo urgente de poseer un objeto, una idea, un rol… Y se niega a esperar para alcanzar su meta, también porque es incapaz de cuantificar el tiempo que lo separa de la ‘meta’.
  2. Por el poder: el pequeño quiere afirmarse, haciendo a los demás ‘lo que siente que le hacen a él’. En la práctica, se vuelve agresivo para reaccionar ante la interferencia de otros (adultos y niños) y lo hace mediante un acto agresivo, verbal o físico.
  3. Por rivalidad: due i casi. Rivalità nei confronti di un altro piccolo e nei confronti di un adulto. Nei primi anni di vita, tutti i bambini vivono i ‘coetanei’ come temibili e potenti rivali. Da un certo punto di vista, questo sentimento testimonia l’effettiva capacità del piccolo di inserirsi in un gruppo sociale: il comportamento aggressivo allora è una sorta di ‘gioco sperimentale’, un tentativo di scoprire chi sono gli altri e per entrare in rapporto con loro. È comunque la rivalità per l’affetto dei genitori la prima e vera causa dell’ostilità infantile: la dipendenza del bambino dal loro amore gli fa vivere la presenza di un altro bambino come una minaccia. Anche il reciproco amore dei genitori può essere vissuto dal bambino come una minaccia che lo esclude e lo separa dal possesso totale ed esclusivo di quegli adulti che tanto ama. Questa forte ambivalenza (amare e odiare contemporaneamente una stessa persona) pone il bambino in una situazione di tensione, di cui si libera con un comportamento ostile e aggressivo.
  4. Per un sentimento di inferiorità o di superiorità: in un mondo di adulti il bambino vive una perenne condizione di inferiorità, che esprime attraverso un’aggressiva affermazione di superiorità. Da qui nasce la sua tendenza a distruggere i prodotti creativi degli altri bambini, come se cercasse di distruggere la prova della propria inadeguatezza.

Aggressivo no significa malo…

Son muchas las formas en las que se manifiesta la agresión: mordiscos, escupitajos, patadas, tirones de pelo, arañazos, arrojar objetos, dañar o ‘robar’ las cosas ajenas, replica … Morder , en particular, es una de las primeras herramientas que el bebé posee para explorar el mundo, similar a succionar. Pero, chupar significa asimilar, aceptar, incorporar, morder equivale a enfrentarse, imprimirse la marca, tener una actitud activa hacia los objetos circundantes. Por eso sería erróneo interpretar estas actitudes como malicia, que son sólo manifestaciones de su necesidad de afirmación.

… y ni siquiera cascarrabias

Algunos niños se lanzan de lleno a la refriega; otros, cuando se enojan, se retiran a un rincón y se sujetan el hocico. Más allá de la diversidad de comportamientos, hay algo que une al niño autoritario con el pequeño cascarrabias: ambos aún no han aprendido a expresar sus emociones. Por lo tanto, se les debe enseñar que la ira existe, pero que se puede controlar y controlar, al igual que la decepción o la impulsividad.

Debemos actuar, pero ¿cómo?

Si el niño que todavía no sabe expresar la ira con palabrasy la frustración lo hace mordiendo y golpeando, no es el caso dejarlo hacerlo. ¡Y no es solo una cuestión de … etiqueta! Es importante que el adulto mantenga su prestigio ante los ojos del niño. Por dos motivos: la ausencia de los padres en cuanto a las reglas es experimentada por el niño como un abandono. Además, el control que ejerce el adulto calma al niño y le da la oportunidad de aprender a controlar su hostilidad y adaptar sus deseos a la realidad que lo rodea. Pero hay que actuar con delicadeza, subrayando también las ocasiones en las que se porta bien, con frases como: «Hoy jugaste sin morder ni golpear: estoy orgulloso de ti». Si no lo hace sentir mal, su capacidad para cambiar y desarrollar nuevos comportamientos lo sorprenderá.

Los principios a seguir

Desde las primeras manifestaciones del acoso escolar, es importante enseñarle a su hijo que existen formas alternativas de expresar sentimientos y deseos y, al mismo tiempo, hacerle saber que usted comprende sus necesidades. Para ello, los psicólogos coinciden en establecer algunas reglas fundamentales.

  1. Nunca hagas que el niño dude de tu amor. Incluso el niño que golpea nunca debe dudar de que se siente amado y aceptado. A veces, la agresión surge del sentimiento de sentirse excluido y rechazado. Si quieres cambiar su comportamiento, debes prestarle atención, mostrarle amor y asegurarle que no es él a quien desapruebas, sino la forma en que se comporta y se expresa. Si estás pasando por un momento difícil (nacimiento de un hermanito, mudanza, dificultades económicas …), trata de encontrar el tiempo y la forma de tranquilizarlo haciéndole sentir que lo quieres a pesar de que, en ocasiones, tienes poco tiempo para dedicarle.
  2. No premie la intimidación. Si el niño ha dominado un juguete, debe devolvérselo a su dueño legítimo. Si pega, sácalo temporalmente del juego sin rudeza y con mucha dulzura para que se calme y empiece de nuevo de una forma más positiva. Para que la disposición sea comprensible y aceptable, conviene subrayar las ventajas de la buena conducta: «Ahora me veo en la obligación de quitarte las plumas porque todavía no sabes cómo usarlas bien y las arrojas a tus amigos: cuando te aprendas las pinturas te las devolveré y podrás jugar con ellas. su».
  3. Evite los sermones genéricos. «A los niños no se les pega», «Eres malo» … Estas palabras lo hacen sentir incomprendido y arriesgan hacerlo aún más agresivo para consolarse por el clima de hostilidad y falta de comprensión que se crea hacia él. Incluso si se siente tentado a considerar el episodio como una confirmación más de su arrogancia cuando se enfrenta a un niño que pellizca a su pareja, oblíguese a pensar en él de otra manera. Después de todo, el niño también puede ser muy dulce y ha demostrado repetidamente que puede conseguir lo que quiere de forma pacífica.
  4. Reconozca sus necesidades y estados de ánimo. Para conseguir que cambie su comportamiento es fundamental que reconozca y acepte sus estados de ánimo, enseñándole una forma alternativa de expresarlos cortésmente.
  5. Enséñele a expresar sus sentimientos. Convéncele de no reprimir sus emociones, sino de descargarlas a través de su cuerpo, ciertamente no golpeando a su amigo, sino dejándose salir golpeando la almohada, corriendo o gritando. Si está triste, invítelo a llorar sin vergüenza. Al dar una salida a las emociones, no se dejará dominar por ellas.
  6. No recurras a la violencia. Golpear a un niño para que deje de golpear nunca ha funcionado. Efectivamente, de esta manera está convencido de que quien sabe dar lo mejor es el más fuerte. Si te dan una palmada, una vez que hayas recuperado la compostura, discúlpate y explica que te has dejado dominar por la ira: “Lo siento. Yo también soy como tú, a veces cuando me haces enojar no puedo controlarme. Ambos tenemos que mejorar ”.
  7. Ignóralo si lo hace por ‘exhibicionismo’. Si golpea para ganarse el interés de los demás, puede ser más prudente fingir que no ve su acoso. Al verse ignorado, puede decidir que no vale la pena provocarlo.
  8. No lo aceptes. Cuando el niño golpea, incluso por diversión, evite reírse o jugar y haga que las personas que lo rodean se comporten de la misma manera.
  9. Hágale saber que un gesto negativo tiene una serie de consecuencias negativas. Separarlo temporalmente de su amigo o quitarle su juguete son dos formas de hacerle comprender que su gesto impulsivo tiene una consecuencia negativa inmediata: por lo que no puedes jugar. También es importante explicarle las consecuencias directas de su gesto. Por ejemplo: «Tu amigo ya no viene a jugar contigo porque lo lastimaste».
  10. Enfatiza las ventajas del buen comportamiento: “Ahora te quito el juguete porque todavía no sabes cómo usarlo bien; cuando aprendas te lo devolveré y podrás jugar con tu amigo ”.
  11. Muéstrele siempre al niño que comprende su estado mental. Por ejemplo, puedes decirle: «Sé que estás enojado y que te gustaría golpear a Stefania, pero no puedes dañar a los demás». Él también siente estrés

Generalmente son los grandes cambios: situaciones de ‘estrés’ que pueden hacer que el niño sea especialmente agresivo y nervioso. Desde la llegada de un hermanito hasta una mudanza o incluso la inclusión en el jardín de infancia. Si lo ves mordiendo y golpeando para dar rienda suelta a la agresión, vale la pena:

  • intenta dedicarle un espacio todos los días;
  • fomentar el contacto físico con abrazos y juegos de lucha;
  • permítale que se desahogue al aire libre en un parque o fomente la actividad física.

Cuando se necesita la intervención del pediatra

La agresión, que es un fenómeno natural y saludable, puede convertirse en un problema cuando se convierte en el medio habitual de relación del niño. Llame al pediatra si:

  • El comportamiento agresivo del niño es frecuente;
  • El daño causado a otros es sustancial;
  • El niño se muerde y se lastima;
  • Le resulta difícil jugar tranquilamente con los demás;
  • Siempre parece enojado;
  • Su comportamiento no cambia a pesar de la intervención de los adultos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read

Cuándo salen las muelas a los bebés

Conocida como la erupción dental, o ese momento cuando los dientes aparecen en la boca, es considerada una etapa de suma importancia en la...

Cuándo se endurecen las orejas de los bebés

No son pocos los padres que se preocupan por el aspecto prominente que pueden llegar a tener las orejas de sus pequeños, por lo...

Cuándo se pone de pie un bebé

Cuando un bebé decide que ya es momento de realizar su primer intento por ponerse de pie, siempre hay alguien para ayudarle y servirle...

Cuándo usar hamaca bebé

Si te preguntas cuándo usar hamaca bebé, para quien no tenga idea de lo que es, se trata de una silla que cuenta con...

Cuándo poner zapatos a un bebé

Con el paso del tiempo, ha sido mucho lo que ha cambiado la manera de vestir a los bebés, ya que los padres pueden...