Inicio Bebés Qué hacer cuando un bebé tiene fiebre

Qué hacer cuando un bebé tiene fiebre

Si algo debes mantener presente, es que la fiebre no se trata de ninguna enfermedad que deba tratarse, esta es una señal, por lo que lo primero que debes encontrar es su origen, el que en realidad debes combatir.

Desde siempre, la fiebre ha sido el motivo principal por el que se acude a una consulta pediátrica. Algunas agresiones que recibe el cuerpo, como las infecciones, provocan como señal de aviso que el cuerpo eleve su temperatura.

Es por esta razón que se dice que la fiebre es un síntoma, mas no una enfermedad. Cuando se presenta la fiebre, esta avisa que tienes que buscar el motivo, y el origen.

Qué hacer cuando un bebé tiene fiebre

Forma adecuada de medir la temperatura

Hay que definir ciertos conceptos como: febrícula de una temperatura axilar de 37,2 a 37,9º C. A partir de 38º C es cuando hablamos de fiebre.

La primera dificultad que se les presenta a los padres es cómo medir la temperatura, debido a que existen muchos tipos de termómetros disponibles en el mercado.

Hace menos de unos años habían disponibles termómetros de mercurio, que probablemente eran los que medían la temperatura con mayor precisión.

En la actualidad, se utilizan termómetros digitales, estos son bastante rápidos y prácticos, aunque también puedes encontrar los termómetros de galinstan (de galio) que son sumamente precisos.

¿En dónde se toma la temperatura?

La recomendación más importante es que se mida la temperatura en la axila. En el ano la temperatura resulta medio grado más elevada que en la axilar y además podría resultar incómodo para el bebé. Si presenta diarrea o irritaciones dicha medición no se aconseja.

¿Causas de la fiebre?

Causas de la fiebre

Entre las causas más frecuentes de la fiebre se encuentran las infecciones. En líneas generales, las infecciones de un niño en su mayoría son banales y además causadas por virus.

De modo que la fiebre por sí misma llega a generar mucha angustia y sin embargo, no hay que considerarla como un signo de alarma.

Suele ser mucho más importante que se valoren los síntomas que le acompañan. La fiebre puede ser tomada como una reacción corporal del sistema inmune ante las infecciones.

Mediante la elevación de la temperatura se facilita la destrucción de los gérmenes que han causado las infecciones, se puede decir que es un mecanismo de defensa.

A menudo, la fiebre es el primer signo de infección. A veces llegan a transcurrir muchas horas entre el momento en que empieza la fiebre y aparecen otros síntomas.

Es por ello que cuando se consulta demasiado pronto, lo más común es que sea una “fiebre sin foco”, en otras palabras, que por muy rigurosa que sea la exploración, no se encontrará un motivo evidente de fiebre.

Así mismo, las exploraciones complementarias (analíticas o radiografías por ejemplo) que se realizan de forma precoz no suelen dar información que sea importante.

En algunas oportunidades, la única manifestación de infección puede ser la fiebre, e igual como llega se va en pocos días, sin que se presenten otros síntomas relacionados.

¿Paracetamol o ibuprofeno?

Los fármacos que pueden ser utilizados para tratar la fiebre son los antitérmicos y entre ellos, el paracetamol y el ibuprofeno.

Con relación a este último es también antiinflamatorio por eso es el más adecuado en casos de que la fiebre se encuentre relacionada con algún proceso inflamatorio.

Lo recomendable es utilizar solo uno de los dos fármacos y de entrada, sin combinarlos a fin de evitar el riesgo de dosis excesivas. Del mismo modo, no existen estudios que demuestren que son más eficaces sobre la fiebre tomados de manera conjunta.

Por ser medicamentos, tienen efectos secundarios y es por ello que se deben tomar las dosis justas que indique el médico y no abusar de su consumo. En otras palabras, no sirven «para todo».

Con respecto al ibuprofeno este suele ser más irritante para el estómago infantil, mientras que el paracetamol en dosis altas puede llegar a afectar al hígado.

La fiebre debe ser tratada, no porque sea mala, sino porque cuando se tiene fiebre el niño o el adulto se encuentra mal. Si bien bajar la fiebre no cura la enfermedad, esto si llega a mejorar el confort.

La recomendación esta en no obsesionarse con bajar la temperatura si esta no supera los 40º C, y es que dar más cantidad de fármacos o más tiempo no ayuda, contrariamente podría llegar a ser peligroso.

A partir de 38º C es cuando se suele tratar la fiebre, si un niño presenta un estado en general debilitado y si el médico de este modo lo considera. La febrícula no necesita ser tratada ya que es un «trabajo» que está haciendo el cuerpo de forma natural.

Con respecto a los menores de 3 meses, cualquier subida de temperatura debe ser rápidamente evaluada por un médico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read

El aparato genital femenino. Así somos

Un esquema claro y rápido para entender verdaderamente nuestro cuerpo en sus partes más íntimas. La matrona nos explica qué son los órganos genitales femeninos...

¿Como embarazarse? Esto es lo que debe hacer

Como embarazarse? Si después de meses de intentos inútiles, comienza a pensar que eres infértil, esto es lo que debe hacer para aumentar sus...

Cuándo salen las muelas a los bebés

Conocida como la erupción dental, o ese momento cuando los dientes aparecen en la boca, es considerada una etapa de suma importancia en la...

Cuándo se endurecen las orejas de los bebés

No son pocos los padres que se preocupan por el aspecto prominente que pueden llegar a tener las orejas de sus pequeños, por lo...

Cuándo se pone de pie un bebé

Cuando un bebé decide que ya es momento de realizar su primer intento por ponerse de pie, siempre hay alguien para ayudarle y servirle...