Inicio Bebés Qué hacer cuando mi niño bebé tiene cólicos

Qué hacer cuando mi niño bebé tiene cólicos

Cólico en el recién nacido: causas, remedios, medicamentos.

¿Cuál es la regla para hablar de cólicos o ataques de llanto inconsolable? Cuáles son las causas, remedios y soluciones. ?Pueden provenir de la alimentación de la madre lactante o de la leche infantil?. Qué fármacos se pueden utilizar? Vamos a responder a todas estas preguntas en este artículo. 

Los cólicos son un trastorno que afecta a alrededor del 10% de los infantes en los primeros meses de vida y que ejerce mucho estrés en los padres, que se sienten impotentes ante el llanto inconsolable de su hijo. Las causas del cólico por gases aún no están claras, pero existen medidas que pueden aliviar al bebé, mientras esperamos que cesen por sí solos después de los tres o cuatro meses de edad.

No es necesario pensar en los cólicos cada vez que el bebé llora

El síntoma más habitual: el niño de repente, sin ningún disparador, comienza a inquietarse y a gritar, se pone pálido o incluso cianótico, aprieta los puños, flexiona las piernas del abdomen. Ni siquiera el pecho de la madre o el chupete pueden consolarlo a menudo. Entre una crisis y otra puede calmarse, quedarse dormido, emitir una llamarada, lo que le proporciona un alivio momentáneo.

Por lo general (pero no es una regla absoluta) las crisis son más frecuentes en las horas de la noche si el bebé es alimentado con biberón, mientras que en los bebés amamantados pueden ocurrir en cualquier momento del día.

Los cólicos comienzan a aparecer generalmente a las 4-5 semanas de vida, pero son autolimitados, que se reducen espontáneamente a los tres meses , hasta que cesan por completo.

El diagnóstico de cólico gaseoso se alcanza después de una visita cuidadosa al pediatra, con el objetivo de excluir otras causas (alrededor del 5%) , como reflujo gastroesofágico , impacto fecal (es decir, la acumulación de heces en el último tracto del intestino), posible trauma, pero también simplemente un cuerpo extraño en el ojo que molesta al niño.

El pronóstico del cólico gaseoso es bueno en cuanto al síntoma en sí, aunque algunos estudios han demostrado que el lactante con cólico tiene un mayor riesgo de tener trastornos del sueño , la atención y el estado de ánimo en el primer año de vida. por lo que se puede definir como de temperamento «difícil».

Las causas de los cólicos: no hay certezas

Se han formulado numerosas hipótesis sobre las causas de los cólicos, pero aún no tenemos certezas.

  • «Una primera hipótesis es la psico-relacional , según la cual en la base del cólico habría una relación madre-hijo alterada. De hecho, el cólico gaseoso se da más en el primogénito y en las clases sociales más altas, con madres más aprensivas o sobreprotectoras y puede desaparecer si el niño es puesto al cuidado de un tercero. Además, existe un mayor riesgo en las madres solteras, deprimidas o que han experimentado el embarazo con ansiedad. Sin embargo, los estudios psicológicos a largo plazo sobre esas familias no han llevado a conclusiones bien definidas al respecto.
  • Otra teoría cuestiona la presencia excesiva de gas en las asas intestinales (de ahí el nombre de cólico gaseoso), provocada bien por una ingestión excesiva de aire con la comida o por la producción de aire intestinal. De hecho, en la visita pediátrica el abdomen está muy expandido y meteórico, y en general la eliminación de gases es beneficiosa, aunque transitoria. Sin embargo, no hay evidencia clara de que el bebé con cólicos tenga más aire en el intestino que el bebé sin cólicos.
  • Luego está la teoría de la dinámica excesiva de la peristalsis. Es decir, los niños que padecen cólicos tendrían contracciones intestinales más intensas debido a una mayor producción de una hormona llamada motilina (cuyos niveles parecen variar en relación con la dieta y la exposición pasiva al humo del cigarrillo). Esta hipótesis se apoya en el hecho de que algunos lactantes con cólicos responden positivamente a los fármacos antiespasmódicos.
  • Otras hipótesis ponen en tela de juicio la alergia alimentaria a la leche de vaca , no solo a la de las fórmulas infantiles, sino también a las pequeñas cantidades de leche de vaca que pasan por la leche materna.

Qué hacer si el bebé tiene cólicos

Lo primero que hay que hacer es contactar con el pediatra, quien después de haber examinado al niño y descartado otras causas, podrá tranquilizar a los padres explicándoles que:

  • El bebé está bien y crece bien: el cólico, de hecho, no implica riesgos para la salud y no compromete el crecimiento del bebé.
  • Es un problema de maduración del recién nacido y se resuelve espontáneamente a los 3 meses de vida.
  • El cólico no es un signo de falta de afecto o falta de atención por parte de la madre.

Tener un diagnóstico del pediatra tranquiliza a los padres, y especialmente a la madre que pasa mucho más tiempo con el bebé, es el primer paso para afrontar los cólicos de la forma correcta.

Muchas veces, de hecho, ante un llanto tan inconsolable y estresante, la madre se siente nerviosa y frustrada y lo intenta todo: intenta cambia su dieta, trata de acunarlo y calmarlo, lo sujeta al pecho (o biberón) continuamente, muchas veces guiado y asesorado por familiares y amigos (incluido el padre), lo que la hace sentir juzgada e inadecuada. ¿El riesgo? Que se crea un círculo vicioso: el bebé de hecho detecta de inmediato si hay tensión y preocupación en el aire y por tanto podría mostrarse aún más inquieto e implacable. Por el contrario, una actitud serena y tranquila disminuye la tensión madre-hijo e infunde seguridad y serenidad en el bebé, que podría calmarse más fácilmente.

¿Y si es culpa de la leche?

La alergia alimentaria también se cuestiona entre los culpables de los cólicos . Tiene sentido sospechar una alergia solo si el eccema aparece en la piel y si hay al menos un miembro de la familia de primer grado con una alergia conocida.

Si la madre está amamantando a su bebé, generalmente se recomienda una dieta de eliminación, que consiste en eliminar no solo la leche y sus derivados, sino también otros alimentos potencialmente alergénicos, como huevos, pescado, nueces… Que efectivamente de esta manera se produce una reducción del tiempo de llanto, pero no es un beneficio suficiente para justificar una dieta tan fuerte, que a la larga ocasiona deficiencias en la nutrición materna. No está absolutamente probado que la ingesta por de alimentos como las legumbres o ciertos tipos de verduras, como las coliflores, favorecen los cólicos gaseosos.

 

¿Si se alimenta con biberón?

Si el bebé es alimentado con biberón, para aliviar los cólicos puede probar leches más digeribles, con bajo contenido de lactosa, proteínas ligeramente predigeridas y una buena cantidad de prebióticos, como galactooligosacáridos y fructoligosacáridos (abreviaturas GOS y FOS), y ricos en grasas como el ácido betapalmítico, sustancias presentes de forma natural en la leche materna, que favorecen la producción de una flora intestinal similar a la que se produce con la leche materna y suavizan las heces facilitando la evacuación. Por este motivo también son útiles en caso de estreñimiento. Por otro lado, si se sospecha una alergia alimentaria, se pueden utilizar fórmulas dietéticas, en el que se hidrolizan las proteínas, es decir, se ‘parte’ en muchos trozos pequeños para neutralizar su poder alergénico. ¿Sus desventajas? Son bastante caras y no tienen muy buen gusto. Se puede intentar durante unas 2 semanas; si los cólicos ceden continuar con esta leche, si no cambian, volver a la fórmula inicial.

 

7 consejos y posibles remedios para aliviar los cólicos del bebé

Aquí hay algunos consejos prácticos que pueden resultar útiles, si no para eliminar los cólicos, para aliviar las dolencias del bebé y reducir los ataques de llanto:

  1. Promover la contención. Abrazar al bebé y hacerle sentir contacto físico, pero también favoreciendo la contención en la cuna, creando una especie de nido con una sábana o toalla enrollada a su alrededor: es una forma de reconstruir el entorno protegido y limitado del útero materno, que a menudo da consuelo al pequeño.
  2. Masajes. Algunos bebés sienten alivio si se los acuna en la posición boca abajo y se les dan pequeños masajes en el abdomen; alternativamente, pueden colocarse boca abajo sobre sus rodillas, dando pequeños (¡y suaves!) golpes en la espalda.
  3. Reducir los estímulos tanto visuales como acústicos : no a la luz excesiva y los ruidos demasiado fuertes, que pueden irritar aún más al niño.
  4. Infusiones de hierbas. En algunos casos es útil administrar infusiones a base de manzanilla, verbena, menta, regaliz, hinojo: es mejor, sin embargo, buscar el consejo del pediatra y evitar comprar mezclas de hierbas por iniciativa propia, que pueden tener dosis inadecuadas para los recién nacidos. También es bueno recordar que cualquier té de hierbas puede interferir con la lactancia, ya que podría inducir una falsa sensación de saciedad que puede reducir el número de tomas (¡y en consecuencia alterar la producción de leche si el bebé es amamantado!). ser endulzado.
  5. Da un paseo en coche. Sí, el clásico paseo en coche para calmar al bebé funciona muchas veces, incluso mejor que pasear en silla de ruedas . ¡Bien podríamos intentarlo!
  6.  El tubo. Puede ayudar si el bebé no puede ir al baño con regularidad, y esto puede suceder si hay un pequeño tapón de heces presente o si el bebé no puede coordinar el empuje con la dilatación del esfínter anal externo (prácticamente apretando el esfínter cuando empuja). La madre puede notar esto porque nota que el pequeño intenta empujar, se enrojece la cara por el esfuerzo pero no puede descargar. En el primer caso, el tubo es útil porque quita el tapón y permite que el niño se libere; en el segundo ayuda a dilatar el esfínter. Lo importante es no exagerar en el uso de la sonda, de lo contrario el niño se acostumbrará y no podrá evacuar más espontáneamente.
  7.  Por otro lado, no se recomiendan los microenemas con glicerina, efectivos si también hay estreñimiento, pero contraindicados si se utilizan durante un tiempo prolongado porque irritan el esfínter anal haciéndolo aún más espástico.

¿Qué son los medicamentos anticólicos?

Existen varios fármacos que se proponen para aliviar los cólicos por gases, pero no siempre están indicados o son efectivos:

  • Simeticona. Es un fármaco de venta libre inofensivo, que siempre se ha recetado para los cólicos, en línea con la hipótesis que atribuye este trastorno a una mayor presencia de gas en el intestino: de hecho tiene acción anti-meteórica, ya que rompe las burbujas de aire y las hace más pequeño. Sin embargo, desde un punto de vista clínico, la eficacia resultó ser bastante pobre.
  • Antiespasmódicos. El más utilizado es el bromuro de cimetro. En algunos casos puede funcionar, en otros puede que no, pero a diferencia de la simeticona no está libre de efectos secundarios, como estreñimiento o somnolencia y en cualquier caso los estudios realizados en niños aún son pocos.
  • Probióticos. Se habla cada vez más a menudo, y de hecho hay estudios interesantes, realizados por prestigiosas universidades sobre el uso de probióticos, y en particular sobre lactobacillus reuterii, para aliviar los cólicos. De hecho, en los niños con cólico parece que existe un dismicrobismo, que es una alteración de la flora bacteriana intestinal, que el probótico ayudaría a restaurar, además ayudaría a acelerar el vaciamiento gástrico y actuaría favorablemente sobre la motilidad intestinal.

Vea también el vídeo sobre como aliviar los cólicos del bebé

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read

El aparato genital femenino. Así somos

Un esquema claro y rápido para entender verdaderamente nuestro cuerpo en sus partes más íntimas. La matrona nos explica qué son los órganos genitales femeninos...

¿Como embarazarse? Esto es lo que debe hacer

Como embarazarse? Si después de meses de intentos inútiles, comienza a pensar que eres infértil, esto es lo que debe hacer para aumentar sus...

Cuándo salen las muelas a los bebés

Conocida como la erupción dental, o ese momento cuando los dientes aparecen en la boca, es considerada una etapa de suma importancia en la...

Cuándo se endurecen las orejas de los bebés

No son pocos los padres que se preocupan por el aspecto prominente que pueden llegar a tener las orejas de sus pequeños, por lo...

Cuándo se pone de pie un bebé

Cuando un bebé decide que ya es momento de realizar su primer intento por ponerse de pie, siempre hay alguien para ayudarle y servirle...